El consumo moderado de cerveza puede mejorar la respuesta inmune

Diferentes estudios han analizado los beneficios del consumo moderado de cerveza en adultos sanos para el sistema inmune ya que puede mejorar la respuesta contra los agentes responsables del desarrollo de enfermedades infecciosas. Y como complemento, te explicamos los distintos tipos de cerveza que existen.

El consumo moderado de cerveza puede mejorar la respuesta inmune

Durante las quintas jornadas 'Avances en Nutrición. Su impacto sanitario y social', organizadas por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Asociación de Estudios Nutricionales (ASEN), esta experta ha analizado los beneficios de esta bebida cuando es consumida "con moderación y dentro del patrón de la dieta mediterránea".

En ese sentido, ha destacado los resultados de un estudio realizado por el ICTAN, organismo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que determinó que el consumo moderado durante un mes podría producir una mejora en el sistema inmunológico, especialmente en las mujeres.

Según instituciones internacionales, se entiende por consumo moderado de alcohol una ingesta que no supere los 30 gramos al día en los hombres, lo que equivaldría a tres cañas de cerveza tradicional o 600 mililitros, y 20 gramos al día para las mujeres, dos cañas o 400 mililitros.

Y en lo que respecta a los beneficios cardiovasculares, Marcos ha destacado que también hay evidencia científica de que tanto la cerveza como otras bebidas fermentadas como el vino o la sidra son beneficiosos por su contenido en antioxidantes naturales, entre los que destacan los polifenoles.

El lúpulo contenido en la cerveza podría influir positivamente en los parámetros sanguíneos del metabolismo oxidativo, evitando la oxidación de las células. Y tras el consumo de cerveza sin alcohol se aprecia una posible reducción en los biomarcadores de inflamación y en el daño oxidativo, y un aumento en la defensa antioxidante, con implicaciones en las enfermedades cardiovasculares.

De igual modo, los niveles en sangre del colesterol HDL, el denominado 'bueno', también podrían experimentar un aumento tras un consumo moderado de cerveza, lo que se asocia a un posible menor riesgo de cardiopatías isquémicas y protección del organismo frente a enfermedades cardiovasculares.

Menos cintura y masa corporal

Por otro lado, durante el encuentro se presentaron datos de otro trabajo que apunta que los consumidores moderados de cerveza presentan una composición corporal más adecuada que los no consumidores, especialmente en el caso de los varones, con una menor circunferencia de cintura y porcentaje de masa corporal.

Unos resultados que contrastan con la llamada "barriga cervecera" que habitualmente se asocia al consumo de cerveza, ya que la aportación calórica de la cerveza es muy baja. En concreto, una caña de 200 mililitros tiene tan sólo 90 kilocalorías y en el caso de la cerveza sin alcohol esta cantidad se reduce a una media de 34.

Según Marcos, el consumo moderado de esta bebida no es culpable de la obesidad, sino una alimentación desequilibrada, la falta de ejercicio y, en algunos casos, la información genética.

 

IIIIIIIIIII

Tipos de cerveza: breve guía

Con una abismal diferencia, las cervezas pílsener -también llamadas pilsen o pils- mandan en el mundo, entre otros motivos porque son las más suaves, menos amargas, con menor carga alcohólica y que se pueden tomar más frías. Es decir, las que se parecen más a un refresco y menos a una bebida fermentada.

Sin embargo, en la milenaria historia de la cerveza este método de elaboración originario de la región de Bohemia, en la República Checa, ha sido minoritario y no fue hasta entrado el siglo XX que comenzó a extenderse entre el público global. De hecho, tanto en Alemania como en Bélgica, y por supuesto en el Reino Unido y la República de Irlanda, pervive un saludable gusto por otros tipos de cerveza. Lo mismo sucede en muchas zonas de Estados Unidos, sobre todo en Nueva Inglaterra.

Actualmente, con la recuperación de las cervezas artesanas, ha aumentado también la oferta en nuestro país de otras variantes cerveceras distintas al pilsener, que es el sistema tradicional en España, sobre todo en la clásica caña de cervecería.

¿De trigo o de cebada?

Se establecen dos grandes grupos, que distinguen el cereal que se usa para fermentar. En el primer grupo están las cervezas de cebada y en el segundo las cervezas de trigo.

Las cervezas de trigo son originarias de Alemania, aunque también gozan de gran fama en Holanda, y se caracterizan por su punto afrutado, su color claro -de ahí que se las llame "rubias", y su turbidez, debida a la malta de trigo. Se las conoce como weizen o weissbier -"cerveza blanca" en alemán- y si tienen además turbidez por no haber sido filtradas se las llama hefeweizen o hefeweissbier.

Son una variante muy local, ya que han tenido una conservación complicada hasta hace poco, que se consume básicamente como cerveza de verano, en botellas de medio litro y muchas veces mezclada con refresco de limón. Se las ha considerado tradicionalmente un grupo menor porque su sabor es sencillo, con pocos matices y permite menos experimentación con tonos de color y sabores, pero hay bodegueros artesanos que consiguen auténticas maravillas con ellas.

Las cervezas de cebada se elaboran con cebada malteada, que les confiere mayor amargor y potencia y son las que han dado lugar al desarrollo de la mayor parte de las cervezas que existen hoy en el mundo. Dentro de las cervezas elaboradas a partir de la fermentación de cebada malteada cabe distinguir dos grandes familias: la 'familia ale' y la 'familia lager'.

Ale: la reina de las islas

El 'reino ale' es eminentemente atlántico y corresponde a las islas y algunas zonas del litoral de los Países Bajos. Las cervezas ale se caracterizan por la fermentación a alta temperatura, entre 15ºC y 25ºC, lo que permite obtener la cerveza con rapidez y poder servirla sin necesidad de almacenarla.

Suelen ser cervezas con mucho carácter y generalmente con grado alcohólico. Aunque no sean necesariamente contundentes, son especialmente amargas y se sirven tibias, entre los 12ºC y los 18ºC.

Dentro de las ale hay que distinguir varios tipos de cerveza:

-Brown ale: El cereal se tuesta hasta conseguir una cerveza de un color desde ámbar a caramelo o marrón rojizo. Son cervezas potentes y amargas en las que se nota el lúpulo, que es lo que confiere el sabor fuerte de la cerveza.

-Cervezas de abadía: también se las conoce como cervezas trapenses como la Chimay o la Leffe. Se elaboran en conventos de Bélgica, aunque no solo, y tienen un sabor potente, aunque no son tan amargas, y un elevado grado alcohólico.

-Mild ale: La conocida durante años como la cerveza de la clase obrera es un tipo de cerveza joven y con poco lúpulo que se sirve tibia y a veces se mezcla con cerveza más madura para darle algo más de gusto. Está en declive.

Old ale: Es un tipo de cerveza que reposa durante un tiempo y gana grado por evaporación. Tiene un grado medio entre el 5 y el 10% en volumen y un cierto sabor dulce debido al azúcar residual. Son oscuras y muy contundentes además de amargas.

Pale ale: también llamada India pale ale, se caracteriza por ser más pálida que la media de las ale, pero conservando un alto grado alcohólico y gran presencia del sabor a lúpulo. Es la cerveza que tradicionalmente se transportaba a los territorios del imperio, de ahí su alto grado para resistir las travesías.

Stout: De color cercano al negro, amarga y elaborada con malta de cebada tostada. Es la clásica cerveza negra, muy tostada y a la que se le añade nitrógeno para que la espuma tenga su consistencia característica. Las marcas más conocidas son la Guinness y la Murphy's. Tienen un alto contenido en alcohol.

Porter ale: Proviene de una mezcla de brown ale y pale ale para conseguir una cerveza de mucho grado y a la vez más consistencia. Se la considera el paso previo a la stout.

Lager: emperadora continental

El continente europeo ha sido tradicionalmente el imperio de las lager, especialmente en Europa Central. Las lager se consiguen con una fermentación a baja temperatura, que da unas cervezas más suaves, en general, que las ale, y que deben conservarse tras la fermentación durante al menos tres meses en contenedores. Además, deben servirse frías y nunca tibias, pues tienen mal sabor a temperatura ambiente. De este proceso viene su nombre: lager significa "almacén" en alemán.

Algunas de las variantes de lager más conocidas son:

-Bock: Entre las más fuertes del tipo lager y es típicamente alemana. Puede ser clara u oscura, pero siempre con un sabor potente y una fuerte carga alcohólica que puede superar el 6%.

Dark: También conocida como dunkel lager, es la versión negra de las lager, con grado alcohólico y más tueste de la malta, aunque no es tan potente como las ale stout.

Pale lager: Es la lager menos tostada y con menor cantidad de lúpulo, lo que da lugar a una cerveza amarilla y muy ligera, con poco grado y sabor suave y refrescante. Es una cerveza de verano originaria de la República Checa.

Pilsener: Deriva de la pale lager y es la cerveza que tomamos en los bares de España. Su mérito fue que coincidió a finales del siglo XIX con un cambio de gustos en la población, sobre todo urbana, que era la que más estaba creciendo y tendía a buscar bebidas de consumo más social. Durante el siglo XX se expandió por todo el mundo.

Comentarios
El consumo moderado de cerveza puede mejorar la respuesta inmune
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW