La resistencia a los antibióticos provoca 30 veces más muertes que los accidentes

Más de 35.000 personas mueren al año por infecciones de bacterias multirresistentes, según un estudio pionero de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica realizado en 82 hospitales españoles.

La resistencia a los antibióticos provoca 30 veces más muertes que los accidentes

Más de 35.000 personas con infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos mueren cada año, una cifra 30 veces superior a las muertes causadas por los accidentes de carretera, que en 2017 registró 1.200 fallecidos según la Dirección General de Tráfico. Son las conclusiones de los primeros datos del Registro Hospitalario de Pacientes afectados por resistencias bacterianas, un estudio epidemiológico pionero en España, donde hasta la fecha no existían datos fiables sobre el impacto clínico de las infecciones por bacterias multirresistentes (BMR).

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), junto con otras sociedades científicas y asociaciones de pacientes, alerta del “grave problema de salud” que supone para la población mundial la proliferación de bacterias multirresistentes causada por el mal uso de los antibióticos y que, según las previsiones, en 2050 causarán más muertes que el cáncer. Un escenario especialmente alarmante en España, el primer país del mundo en consumo de antibióticos.

El estudio se ha llevado a cabo con los datos de 903 pacientes con este tipo de infecciones recabados durante una semana en 82 hospitales españoles. De ellos, uno de cada cinco (el 19,6%) falleció durante el primer mes del diagnóstico de la infección. Según ha explicado el doctor José Miguel Cisneros, presidente de SEIMC, de mantenerse estos datos, y extrapolando los resultados al resto de los hospitales del país, el número de pacientes con infecciones por bacterias multirresistentes será de 180.600 durante 2018 y el número de muertos será de 35.400.

Los registros obtenidos han puesto de manifiesto que, en el medio hospitalario -donde más fácil es su transmisión-, las bacterias resistentes más frecuentes son bacilos Gram negativos que consiguen ser inmunes a múltiples antibióticos, como Escherichia colli, Pseudomonas aeruginosa o Klebsiella pneumoniae, señalan desde la SEIMC. “No puede ser que nos dé más miedo el virus que podamos coger en el hospital que la propia intervención quirúrgica”, dice el doctor Antonio Bernal, presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP). “Los antibióticos son algo serio, y el Ministerio de Sanidad debe tomar cartas en el asunto”.

Prevención, detección precoz e investigación

Para controlar el avance de las bacterias multirresistentes hacen falta varios pilares: "En primer lugar se necesita potenciar la prevención", tanto en el ámbito hospitalario como en otros entornos, para evitar la diseminación de estos patógenos, señala el doctor Julio García-Rodríguez, portavoz de la SEIMC y experto en microbiología.  “Además”, añade, “también hay que fomentar los métodos que permitan una detección precoz de una infección por bacterias multirresistentes. También es imprescindible apostar por la investigación para encontrar nuevos fármacos útiles. Y, por último, y quizás más importante, es fundamental garantizar un uso adecuado de los antibióticos, tanto en personas, como en las explotaciones animales.

Diagnósticos ultrarrápidos en 15 minutos

"España ocupa el primer lugar del mundo en consumo de antibióticos sin ninguna razón epidemiológica que justifique este consumo", apunta el especialista en Microbiología. "Este abuso está directamente relacionado con el aumento de las resistencias, por lo que es uno de los principales factores que hay que controlar", remarca. Además de una financiación adecuada, la SEIMC también reivindica la importancia de que se reconozca la especialidad en Enfermedades Infecciosas y que no se rebaje el periodo formativo de la especialidad de Microbiologíacomo un paso fundamental para luchar contra las resistencias bacterianas.

García-Rodríguez, hace hincapié en la revolución que se está viviendo en el estudio de los microorganismos, con tecnologías que permiten realizar diagnósticos ultrarrápidos y determinar en apenas 15 minutos la bacteria que causa la infección en un paciente y prescribir el tratamiento adecuado. “Es una tecnología cara y requiere de una inversión inicial, pero el impacto posterior compensa el gasto. El problema es que hablamos de una visión a largo plazo que choca con las perspectivas a corto y medio plazo de políticos y gestores”, alerta.

¿Cómo funcionan?

Entre otras razones, el uso indiscriminado y muchas veces innecesario de los antibióticos está provocando que las bacterias desarrollen mecanismos cada vez más precisos para no sucumbir a los efectos de estos medicamentos. Desarrollan tales escudos que algunos gérmenes ya han conseguido ser casi completamente inmune a todo el arsenal antimicrobiano disponible, lo que pone en riesgo los avances de la medicina moderna. "Si no lo atajamos, podamos volver a la era en la que no eran posibles ni las operaciones médicas más simples, por no hablar de trasplantes, quimioterapia o cuidados intensivos", señaló a finales de 2016 Vytenis Andriukaitis, comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria tras un informe del Centro Europeo para la prevención y control de enfermedades que constataba que, entre 2012 y 2015 había aumentado significativamente la capacidad de los patógenos para sobrevivir a los tratamientos, incluso los considerados "de última línea".

Comentarios
La resistencia a los antibióticos provoca 30 veces más muertes que los accidentes
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW