Prevenir la migraña sin apenas toxicidad

Un grupo de anticuerpos exhibe una eficacia al menos similar al arsenal actual sin casi efectos adversos. La ausencia de toxicidades relevantes sería un punto importante teniendo en cuenta que todos los fármacos preventivos actuales tienen efectos adversos importantes, como ganancia de peso, depresión, déficit cognitivos o disminución de la libido.

Prevenir la migraña sin apenas toxicidad

Llega una nueva familia de biológicos para la prevención de la migraña que promete una eficacia al menos similar a la del arsenal actual y un excelente perfil de seguridad y tolerabilidad, teóricamente muy superior al de los fármacos que se usan en esta indicación. Serían además las primeras terapias dirigidas y diseñadas específicamente para este trastorno, ya que el resto de medicamentos fue descubierto por casualidad

Erenumab, sería el primer exponente de este grupo de anticuerpos monoclonales dirigidos contra el neuropéptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP) en lograr la autorización regulatoria. La agencia estadounidense FDA tiene previsto emitir su dictamen este mes sobre este fármaco para el que se ha elegido el nombre comercial de Aimovig.

Sin grandes diferencias

Le sigue de cerca fremanezumab (Teva), cuyo dosier también está ya en manos de las autoridades regulatorias americanas y europeas. Algo más atrasados en su desarrollo clínico están galcanezumab (Lilly) y eptinezumab (Alder). Si la FDA da luz verde a erenumab, es de prever que la EMA también lo apruebe y que el resto de anticuerpos vayan detrás, ya que no habría grandes diferencias entre ellos en sus resultados clínicos, observa Patricia Pozo-Rosich, coordinadora del Grupo de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Y sería así pese a que erenumab es el único anticuerpo humano (los otros tres son humanizados) y se dirige contra el receptor de CGRP, y el resto a su ligando.

Estos fármacos, de los que tres son de administración subcutánea y uno intravenoso (eptinezumab), lograrían reducir las crisis en torno al 50 por ciento. Respecto a los fármacos que se emplean en la prevención, Roberto Belvis, jefe clínico del Servicio de Neurología del Hospital Dexeus del Grupo Quironsalud, en Barcelona, expone que se puede decir que "no son inferiores, pero no que sean superiores; por análisis indirectos, la eficacia sería similar a la de topiramato y bótox frente a placebo", señala el experto.

De entre los respondedores, "en algún subgrupo se han registrado reducciones del 100 por cien de las crisis, que es algo que no se había visto con ningún otro tratamiento preventivo", añade Samuel Díaz-Insa, coordinador de la Unidad de Cefaleas del Hospital La Fe, de Valencia. El experto aclara que la relación que pueda haber entre esta tasa de respuesta y el nivel de CGRP en los pacientes es un campo interesante para la investigación, pero de momento sin evidencias. Para que tuviera aplicación en la práctica clínica, habría que mejorar la tecnología para su medición.

El CGPR, vasodilatador

La principal ventaja de estos biológicos es que de lo publicado hasta la fecha se deduce que son muy seguros y bien tolerados, con efectos adversos mínimos y asimilables al placebo. Pero todavía faltan datos a largo plazo: "El CGRP es un potente vasodilatador, y lo que espera la comunidad científica es que se confirme que estos anticuerpos no afectan al riesgo cardiovascular", expone Pozo-Rosich.

La ausencia de toxicidades relevantes sería un punto importante teniendo en cuenta que "todos los fármacos preventivos actuales tienen efectos adversos importantes, como ganancia de peso, depresión, déficit cognitivos o disminución de la libido, entre otros", apunta Exuperio Díez Tejedor, jefe del Servicio de Neurología del Hospital La Paz (Madrid). Añade que otra ventaja sería su rapidez de acción. Las terapias actuales pueden tardar en hacer efecto meses, cuando con estas nuevos inyectables bastarían días e incluso horas.

El precio, el principal obstáculo

El principal inconveniente de los biológicos que se espera se autoricen en el corto y medio plazo para la prevención de la migraña sería el precio, previsiblemente elevado.

Los expertos coinciden en que, de entrada, los biológicos podrían reservarse a migrañosos crónicos para los que no ha resultado útil la toxina botulínica. Pese a esta indicación restringida, el número de candidatos sería grande, ya que serían entre el 20 y el 30 por ciento de los que sufren migraña crónica, que afecta al 1 por ciento de la población. "El mercado potencial es enorme, pero si el precio es elevado puede pasar como con los biológicos para el colesterol, cuyo uso es muy limitado", concluye Díaz-Insa.

 

Comentarios
Prevenir la migraña sin apenas toxicidad
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW