El huevo fomenta el crecimiento de los niños

huevo
huevo

Un alimento sencillo y fácil de obtener como el huevo se ha revelado como una ayuda fundamental para que los niños crezcan mejor, lo que abre la puerta a acabar con la malnutrición infantil, según un estudio de las universidades de Washington, California, Maryland y San Francisco.

El huevo fomenta el crecimiento de los niños

La investigación, llevada a cabo por expertos de distintas instituciones estadounidenses -la Universidad de Washington, la de California, la de Maryland y la de San Francisco-, explica que los primeros dos años de nuestra vida son fundamentales para nuestro crecimiento y desarrollo, y una mala nutrición puede provocar problemas en nuestro crecimiento. En el mundo, 155 millones de niños menores de cinco años padecen un retraso en el crecimiento, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este estudio, liderado por la investigadora Lora L.Iannotti, se basó en la premisa de que los huevos son una gran fuente de nutrientes que ayudan al crecimiento y desarrollo. A partir de ahí, el equipo de expertos desarrolló la hipótesis de que si se introducían los huevos en la alimentación de los niños pequeños se mejoraría su nutrición.

Para demostrarlo, el equipo de L. Iannotti se trasladó a la provincia de Cotopaxi (Ecuador) y durante 10 meses estudiaron a 160 participantes en el estudio con edades comprendidas entre los seis y nueve meses, algunos de los cuales, elegidos al azar, ingirieron un huevo al día. Los resultados de las pruebas mostraron que los niños que habían consumido un huevo diario durante el tiempo del estudio habían crecido más.

“Los hallazgos apoyan nuestra hipótesis de que la introducción temprana de huevos mejora significativamente el crecimiento en niños pequeños. Generalmente accesibles a los grupos vulnerables, los huevos tienen el potencial de contribuir a los objetivos mundiales para reducir el retraso del crecimiento”, concluye el estudio.

“Nos sorprendió lo eficaz que resultó esta intervención, y lo importante que es su resultado al ser un alimento muy asequible y accesible para las poblaciones especialmente vulnerables al hambre o a la deficiencia nutricional. Los huevos contienen una combinación de nutrientes que creemos que es estupenda para niños pequeños con estómagos pequeños”, asegura la autora principal Iannotti.

La directora de nutrición del Royal College of Paediatrics and Child Health , Mary Fewtrell, matiza en declaraciones para la BBC que, aunque el huevo es una comida nutritiva que se puede introducir como parte de una dieta variada, “nunca se debe hacer antes de los cuatro meses” y siempre bien cocidos para evitar riesgos de infección.

 “Aunque los huevos son un alimento nutritivo para incluir en una dieta, es muy importante que los niños pequeños tengan una variedad de alimentos a su alcance. No solo para obtener todas las vitaminas y minerales que necesitan, sino también para permitir familiarizarse con una amplia gama de sabores y texturas”, opina la doctora Ana Tellería, médico nutricionista, que, sin embargo, resalta “la importancia de los resultados del estudio sobre todo para las poblaciones con menos recursos o que no tienen otro tipo de alimentos a su alcance”.

IIIIIIIIIIII

¿Por qué los huevos se dejan fuera del frigo en el súper y en casa dentro de la nevera?

Luis Riera, director de SAIA– consultoría de seguridad alimentaria y del agua-, explica que “la cutícula, es decir, esa capa fina que envuelve al huevo por debajo de la cáscara, puede romperse con un cambio brusco de temperatura”, lo que supondría un riesgo para nuestra salud, porque esa fina capa es la que protege al huevo de la salmonela que puede contener en su cáscara. “Si andamos sacando y metiendo los huevos dentro y fuera de la nevera, esa protección natural podría perderse”. Así, la contracción o dilatación por el frío y el calor desplazaría la cutícula, de ahí que lo ideal sea no refrigerar los huevos antes de que lleguen a las neveras de nuestras casas. También es un error la costumbre de lavar los huevos antes de guardarlos, porque la presión del agua podría romper la cutícula. “Antes de utilizarlos se pueden lavar, pero sólo antes de su consumo, porque no da tiempo a que la salmonela entre”.

Dejarlos en el frigorífico cuando llegamos a casa también responde a una razón: “El aire tarda más tiempo en entrar y el huevo queda más concentrado cuando se cuece o se fríe”, dice Riera. Es decir, la nevera contribuye a que el huevo conserve una clara más densa y una yema más centrada.

¿Cómo detectar su grado de frescura?

Revela Riera que hay un viejo e infalible truco para saber si un huevo está fresco o no: “Meterlo en un vaso de agua. Si se hunde quiere decir que ha pasado poco tiempo, tiene poco aire y está fresco”. Si por el contrario flota, significa que es un huevo viejo, porque le ha entrado mucho aire.

 

Comentarios
El huevo fomenta el crecimiento de los niños
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW