Jaque a las fake news sobre salud

Carlos Mateos tiene una misión: lograr que la información sanitaria en la red sea veraz. El coordinador de la iniciativa Salud sin Bulos ha firmado un acuerdo con la Sociedad Española de Oncología Médica para neutralizar las fake news relacionadas con el cáncer: ni el pintalabios o el aire acondicionados son cancerígenos ni la Coca-Cola o los zumos de remolacha combaten los tumores.

Jaque a las fake news sobre salud

“¡ALERTA!, ¡PÁSALO A TODOS TUS CONTACTOS!”. Los mensajes de este tipo son cada vez más frecuentes por WhatsApp y redes sociales. Se trata de información alarmista, en muchos casos sobre salud, cuyo contenido, la mayoría de las veces, es un bulo. “Quieto, no lo difundas: puedes hacer un flaco favor a alguien”. Esta es la recomendación de Carlos Mateos, vicepresidente de la Asociación de Investigadores de eSalud (AIES) y coordinador de Salud sin Bulos.

La iniciativa Salud sin Bulos identifica y destruye rumores falsos sobre salud que circulan por internet con argumentos científicos gracias a la participación de sus embajadores y colaboradores, desde profesionales sanitarios y periodistas hasta asociaciones de pacientes y otras instituciones.

Además, ya cuenta con la colaboración de organizaciones científicas como la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) o el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM).

La última en sumarse a esta lista ha sido la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), con la intención de desmentir las noticias falsas sobre cáncer en internet, ya que es la patología que más bulos sanitarios protagoniza. Según Mateos detrás de estos bulos muchas veces hay un interés comercial.

- ¿Cuál es el objetivo de la colaboración con SEOM y cómo va a ponerse en práctica?

- El objetivo es sumarnos a oncólogos que nos ayuden a combatir los bulos sobre cáncer en internet. SEOM ha designado profesionales que identifican bulos y titulares alarmistas en los medios de comunicación, nos los envían y los publicamos en la página web. En otros casos, somos nosotros quienes los identificamos y se los reenviamos a ellos. Lo que queremos es reaccionar ante los bulos rápidamente. Hasta ahora, lo que ocurría es que las sociedades científicas o no contestaban o lo hacían pasada una semana. Demasiado tarde, porque el bulo para entonces ya se ha extendido.

- Salud sin bulos nació en febrero y ya cuenta con el respaldo de muchas sociedades. Es pronto para valorarlo, pero ¿qué resultados se han obtenido hasta ahora?

- Espectaculares, la verdad. No me imaginaba que iba a tener este éxito. Son ya muchas sociedades científicas las que se han adherido. Es cierto que pensábamos que la iniciativa era necesaria y funcionaría, pero no imaginábamos que iban a ser las propias asociaciones científicas los que vinieran a nosotros. La siguiente fase es poder formar a profesionales sanitarios que orienten a los pacientes. También trabajar con asociaciones de estos últimos para que dispongan de gente que identifique qué información es fiable en internet. Como mínimo, saber cuándo hay que desconfiar.

- ¿Por qué es el cáncer la patología que más bulos sanitarios protagoniza?

- Es difícil saberlo. Lo que ocurre es que todo aquello que propone solucionar un problema grave y que apele a los miedos de la población funciona y se reproduce. Hay estudios que han demostrado que las noticias negativas funcionan mejor que las positivas y se propagan con más rapidez. En el caso del cáncer, existen noticias falsas relacionadas tanto con una manera milagrosa de prevenirlo, desde superalimentos a tratamientos alternativos sin ninguna validez científica, como con sustancias cotidianas que, al parecer, lo producen.

En general, la población desconoce los factores de riesgo relacionados con esta enfermedad, por lo que confía en cualquier explicación pseudocientífica que sea mínimamente creíble.

- ¿De dónde surgen los bulos?

- A veces anónimamente, pero otras surgen porque personajes conocidos ayudan a expandirlos. Es el caso de Javier Cárdenas y el bulo de que las vacunas producen autismo. Son testimonios basados en información que, o bien es falsa, o bien está basada en estudios que han sido desmentidos.

También hay que tener en cuenta las revistas depredadoras en las que, mientras se pague, se puede publicar. Conclusión: todo vale. Hay mucha gente que manda sus estudios a estas revistas para engordar su currículum. Es muy sencillo citar este tipo de fuentes, aunque no tengan ningún contraste científico.

Aquí hay muchísimos factores, desde intereses económicos, adhesión a una autoridad o incluso el deseo de ayudar, como en el caso de la gente que lo propaga porque piensa que es verdad y lo reenvía por si acaso.

- ¿Qué bulos sobre el cáncer son más frecuentes y peligrosos en internet?

- Los más frecuentes son los relacionados con la alimentación: todos los que predican que hay alimentos que producen cáncer –aditivos, sobre todo– o, al contrario, que pueden ayudar a frenarlo.

Los más peligrosos son los que incitan a dejar los tratamientos sustituyéndolos por soluciones naturales milagrosas. También hay supuestos gurús del tema que dicen que tiene un origen psicosomático. Esto causa trastornos psíquicos y emocionales a muchas personas que llegan a abandonar lo recomendado por el médico.

- ¿Qué impacto pueden tener las pseudoterapias en pacientes con cáncer?

- Depende de cuáles. Igual que si alguien se desvía de su tratamiento corre peligro, hay algunas de estas pseudosoluciones que producen efectos perjudiciales para la salud por sí mismas. Es decir, algunos no tienen consecuencias directas, pero otros sí. Hay barbaridades de todo tipo.

- Entonces, ¿tragarse bulos sobre salud puede matar?

- Sí, por supuesto.

- Ante una duda sobre la enfermedad, ¿es recomendable que el paciente busque información en internet?

- Es inevitable. Cualquiera de nosotros buscamos en internet cuando estamos enfermos. La cuestión es tener una mínima orientación para saber cómo investigar de manera fiable o cómo dejarnos asesorar por los profesionales sanitarios, identificar fuentes, etc. 

- Según el último Eurobarómetro, los españoles son los europeos que más fake news encuentran. ¿Somos críticos o nos las tragamos?

- Nos las tragamos. Es evidente que no sabemos reaccionar ante ellas porque la mayoría de la población carece de la cultura científica necesaria. Tampoco se enseña a los profesionales sanitarios cómo orientar a los pacientes, informarles y comunicarse con ellos.

El problema es que en las redes sociales y WhatsApp prima la inmediatez, el espectáculo y la alarma. La gente no contrasta la información. Incluso muchos profesionales sanitarios no saben de qué páginas pueden fiarse sus pacientes.

Esto, junto la jungla de internet, es la combinación perfecta para el desastre. La gente se queda con la información de la primera página que muestran los buscadores, aunque sea falsa.

- ¿Qué podemos hacer los ciudadanos cuando recibimos por WhatsApp o vemos en Facebook informaciones virales que son bulos sobre salud?

- Primero, no difundir algo que no estemos seguros que sea cierto. El principal error es difundir algo por si acaso. “No sé si es verdad, pero mejor prevenir que curar”. Pues no, no lo reenvíes. Haciéndolo se crea una alarma que puede tener consecuencias en la salud de otra persona.

Segundo, para ver si una información es certera podemos tratar de localizar si la ha proporcionado una fuente oficial. Lo más sencillo es usar internet para buscar en páginas web oficiales como la del Ministerio de Sanidad, distintas consejerías, hospitales, universidades, sociedades científicas, que nos ayudarán a contrastar lo que dice ese bulo. 

Por último, podemos acudir a profesionales sanitarios. No solo a los médicos, también a los farmacéuticos, que pueden asesorarnos en salud.

- ¿Por qué los bulos son más fáciles de difundir que una información veraz y tienen tanto éxito?

- En muchas ocasiones los bulos apelan a miedos atávicos con titulares sensacionalistas y alarmantes. Otras se propagan incluso a través de medios de comunicación que quieren conseguir clics. A veces, se intentan conseguir muchas visitas a costa de la ética.

- ¿Conoce la iniciativa ‘Maldito bulo’? ¿No se han planteado una colaboración con ellos?

- Sí. Les hemos escrito, pero no nos han contestado. Estaríamos encantados de poder contar con ellos. Cuanta más colaboración, mejor; creemos que esa es la fórmula. No se trata de protagonismo sino de que la mayor cantidad de gente posible actúe para combatir un bulo y acabar con él.

- ¿Cree que los medios deberían asumir la responsabilidad de desmontar las mentiras sobre salud?

- Los medios tienen una labor informativa, no formativa; pero sí tienen una obligación de informar con veracidad y con rigor. Se puede idear un titular llamativo, pero no tiene por qué ser falso o alarmista.

Si los medios realmente quieren ser un lugar de referencia, a diferencia de blogs –que son anónimos o están firmados por ciudadanos corrientes­­–, tienen que distinguirse precisamente en el rigor de la información.

IIIIIIIIIII

Google lanza una iniciativa periodística para combatir las noticias falsas

El gigante tecnológico Google a lanzado una amplia iniciativa para ayudar a las empresas periodísticas a conseguir suscriptores más fácilmente y combatir las noticias falsas, entre otros objetivos, a la que dedicará en conjunto 300 millones de dólares durante los próximos tres años.

Google News Initiative (GNI) marca un "hito importante" para la firma californiana, que busca fortalecer el periodismo de calidad, acercar los modelos de negocio al crecimiento sostenible y facultar a los medios con innovaciones tecnológicas, según anunció en su blog corporativo.

Así, Google pretende ayudar a "diversificar los canales de ingresos" de los medios con un servicio llamado Subscribe with Google, que facilitará a los usuarios con una cuenta en la plataforma comprar su suscripción directamente con los datos personales y bancarios asociados a ella.

Entre los medios que se han adherido a esa iniciativa están Le Figaro, Financial Times, La Nación, The New York Times, Reforma, The Telegraph y The Washington Post, entre otros.

La editora estadounidense McClatchy, que tiene una veintena de diarios en varios estados, probó la herramienta mientras estaba en desarrollo y su máximo responsable, Craig Forman, explicó que ayuda a "crear una manera simple y sin estorbos de recibir nuevos suscriptores".

Google desarrolla también, como parte de GNI, una herramienta llamada Propensity to subscribe, que utiliza la inteligencia artificial para reconocer a suscriptores potenciales, y añadirá un panel en Google Analytics para ayudar a los medios en el análisis de las audiencias.

"Nuestra misión de construir un mundo más informado está inherentemente asociada al trabajo de los periodistas y los medios", destaca Google, que apunta a los "intereses de negocios compartidos" entre ambas partes.

En este sentido, el gigante tecnológico informa que durante el último año pagó 12.600 millones de dólares a organizaciones periodísticas y condujo sin coste alguno 10.000 millones de clics a sus páginas web.

No obstante, Google lamenta que sus inversiones y proyectos colaborativos en la industria periodística "pueden no ser suficiente", porque "se está volviendo cada vez más difícil distinguir qué es verdad (y qué no) en internet" mientras siguen cambiando los modelos de negocio y la tecnología evoluciona.

Por eso, la compañía anunció que ha "entrenado" a sus sistemas para que reconozcan situaciones de ‘noticias de última hora’ (breaking news) y ajusten su contenido para dar relevancia a las fuentes fidedignas y no a los ‘malos actores’ que desinforman.

"También trabajamos directamente con organizaciones periodísticas para combatir la desinformación", añade Google, que lanza el proyecto Disinfo Lab junto a la Universidad de Harvard para combatir informaciones engañosas durante "elecciones y últimas horas".

IIIIIIIIIII

Cumplir los tratamientos médicos ahorraría 75 millones a la Sanidad

Está más que demostrado que en nuestro país el 50% de los pacientes crónicos no sigue correctamente el tratamiento que les prescribe el médico, lo que técnicamente se define como la falta de adherencia en el ámbito sanitario y que ratifica una encuesta elaborada por Farmaindustria.

El incumplimiento de la adherencia al tratamiento prescrito por el profesional médico se asocia a una reducción sistemática de la calidad y de la esperanza de vida. Por otro lado, la interrupción de la medicación repercute en un incremento de consultas, hospitalizaciones y pruebas médicas que contribuyen a incrementar el gasto sanitario, de por sí ya limitado.

De la encuesta realizada a 1.400 pacientes se desprende el impacto económico-sanitario de una falta de adherencia que se ejemplifica en patologías de alta prevalencia (EPOC, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y depresión mayor).

“Aumentar en diez puntos porcentuales la adherencia a los tratamientos, sólo en enfermedades cardiovasculares –la primera causa de muerte en España- evitaría 8.700 muertes (muchas más que las 1.200 provocadas por los accidentes de tráfico) y hasta 7.650 eventos cardiovasculares, lo que supondría un ahorro en el gasto sanitario directo de 75 millones de euros. Hoy en día, sólo el 56% de los pacientes con estas enfermedades mantienen la adherencia al tratamiento”, afirman desde Farmaindustria.

En España, el progresivo envejecimiento de la población va acompañado de un aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas o de larga duración que precisan un control exhaustivo por parte de los profesionales sanitarios. En atención primaria, hasta el 40% de los pacientes presentan tres o más enfermedades crónicas y, de éstos, el 94% están polimedicados, por lo que se considera fundamental el seguimiento de la adherencia terapéutica para controlar la enfermedad.

Comentarios
Jaque a las fake news sobre salud
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW