Dos en la vivienda, la forma de vida más común en España

Según la Encuesta Continua de Hogares 2017 que acaba de hacer pública el Instituto Nacional de Estadística (INE), la forma de vida más frecuente es la de una vivienda habitada por dos personas (30,4% de los hogares), aunque los que más crecieron (1,1%) son los hogares unipersonales, que ya representan el 25,4% del total.

 

 

Dos en la vivienda, la forma de vida más común en España

Los datos sobre la composición de los hogares españoles también indican que las mujeres tienen más propensión a irse vivir solas muy jóvenes: el año pasado lo habían hecho el 1,6% de las menores de 25 años, frente al 1,1% en el caso de los hombres de esa edad.

Según el INE, el año pasado se crearon en España otros 66.700 hogares más, hasta totalizar un total de 18.472.800. Crecieron sobre todo los hogares más pequeños, los formados por una o dos personas. En concreto, la forma de vida más frecuente es la de una vivienda habitada por dos personas (30,4% de los hogares), aunque los que más crecieron (1,1%) son los hogares unipersonales, que ya representan el 25,4% del total.

Cada vez más personas solas

Así, la soledad sigue instalándose en los hogares españoles y ya ocupa uno de cada cuatro, lo que se traduce en que hay 4,68 millones de personas que viven solas y, de ellas, 1,96 millones tiene más de 65 años. De las que tienen más de 65 años, el 72 % (1,41 millones) son mujeres. Los hogares en los que vive un mayor de 65 años aumentan casi el doble que aquellos en los que su habitante es menor de esa edad (1,4 % frente a 0,8 %).

En el caso de los hombres los hogares unipersonales más frecuentes están formados por solteros, mientras que la mayoría de ellas son viudas. A medida que se hacen más mayores solo el 22 % de los hombres mayores de 85 años vive solo, un porcentaje que en ellas alcanza el 41,3 %.

De todos modos, la forma de convivencia más habitual en España sigue siendo la pareja. El año pasado había más de 11,3 millones de hogares formados por parejas, con o sin hijos. Ello a pesar de que el número de parejas del mismo sexo se redujo más del 17%. Si se atiende al número de hijos, había casi cuatro millones de hogares formados por parejas sin hijos; 2,96 millones de parejas con un solo hijo; 2,78 millones con dos hijos, y 608.000 parejas que vivían con tres o más hijos. El 85% de ellas son parejas casadas, pero la forma de cohabitación que más crece es la de pareja de hecho (un 4,4% más que un año antes)

Hogar es monoparentales

Existen también 1,8 millones de hogares monoparentales, formados por uno solo de los progenitores y sus hijos. Así, de los 1,84 millones de estos hogares, 1,53 millones lo forman la madre con sus hijos y en solo 312.600 es el padre quien vive con ellos. En dos de cada tres de estos hogares, que han descendido un 6,2 %, solo hay un hijo. Y también en estos hogares predomina el hijo único.

Si se analizan los compuestos por madre e hijos, el 40 % de ellas es viuda y casi otro 40 % separada o divorciada. Un 14,2 % es soltera y un 6,5 % casada. Y tres de cada cuatro de estas mujeres tienen más de 35 años.

En España el 76,7 % de los hogares son viviendas en propiedad (con carga económica o sin ella) frente al 18 % que suponen los alquilados, una modalidad más extendida entre la población extranjera.

IIIIIIIIIII

El Gobierno Vasco pagará hasta el 50% del alquiler a los jóvenes

La emancipación tardía sigue siendo un rasgo característico de la juventud española. Más de una tercera parte de los jóvenes de entre 25 y 34 años –franja de edad en la que se considera que la mayoría ha acabado sus estudios y ya debería estar incorporado al mercado laboral– continúa viendo con sus padres. Y si el foco se pone por debajo de la treintena, entre los 25 y los 29, son más de la mitad quienes aún no se han emancipado, según revela la Encuesta Continua de Hogares 2017 del INE.

Para paliar el problema, el Gobierno Vasco ha elaborado el Plan Director de Vivienda 2018-2020, que contempla ayudas para que los jóvenes de entre 23 y 35 años puedan pagar durante un máximo de tres años hasta un 50% menos de alquiler con el objetivo de impulsar la emancipación de este colectivo.

 

Esta es una de las líneas de actuación contempladas en el plan, dotado con 1.119 millones de presupuesto para sus tres años de vigencia, que fue ayer presentada en comisión en el Parlamento Vasco por el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola.

El consejero constató las “especiales dificultades” para emanciparse de los jóvenes porque no tienen “rentas acumuladas”, sus trabajos son “precarios o no suficientemente remunerados” y, cuando tienen un empleo, pueden quedar fuera del alquiler social por superar el nivel de ingresos o no tener cargas familiares.

Para dar la vuelta a esta situación entrará en vigor en enero del año que viene el programa Gaztelagun, que gestionará Alokabide y estará dirigido a jóvenes que no tienen por qué figurar como titulares del contrato de alquiler, es decir, que se permitirá compartir piso.

Los ingresos de los solicitantes deben superar el límite para cobrar la RGI (7.734 euros este año) pero no pueden pasar de los 12.000 euros en el caso de un único residente, los 15.000 cuando sean dos y los 18.000 si son tres.

Este umbral se elevará a 20.000 euros para familias numerosas de categoría especial y personas con grados elevados de discapacidad e, incluso, podrá llegar a los 22.000 euros en algunos supuestos.

Los jóvenes que pidan estas ayudas podrán estar trabajando, pero también ser personal investigador en formación o perceptores de becas si tienen seis meses de antigüedad reciente de vida laboral o una duración prevista de ingresos de al menos seis meses.

La renta no podrá superar los 600 euros mensuales y los 750 euros en el caso de las tres capitales vascas y sus áreas funcionales. Las ayudas directas del Gobierno podrán alcanzar el 50% del alquiler y cuando la vivienda la compartan dos unidades de convivencia formalmente constituidas se elevarán al 60%.

La cuantía de la ayuda no podrá superar la Prestación Económica de Vivienda (PEV), en la que convergerá la actual Prestación Complementaria de Vivienda, vinculada a la RGI.

Además, este Plan Director quiere promover hasta 2020 la edificación de 6.350 nuevas viviendas de protección, obtener suelo para construir otras 2.000 e incrementar el parque de alquiler protegido en 7.200 viviendas, informó el Departamento de Arriola. Con estas actuaciones se espera que el parque de pisos de alquiler protegido del Gobierno Vasco y de los municipios llegue a 22.000 unidades. -

Comentarios
Dos en la vivienda, la forma de vida más común en España
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW