Saltarse el desayuno eleva 1,5 veces la posibilidad de obesidad abdominal

Ocho de cada diez adultos españoles desayunan de forma habitual, mientras que el 3,6 por ciento se lo salta (más los hombres que las mujeres), según un estudio científico que constata que los que no realizan esta comida tienen 1,5 veces más probabilidad de padecer obesidad abdominal. Además, explicamos las pautas para elaborar un desayuno saludable para niños y adultos.

Saltarse el desayuno eleva 1,5 veces la posibilidad de obesidad abdominal

Los resultados del trabajo Hábitos de desayuno y diferencias en relación con la obesidad abdominal en un estudio transversal de adultos españoles: Estudio científico ANIBES, coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y publicado en la revista científica PLOS ONE, señalan que un 14,1 % no desayuna siempre, un 2% afirma no ingerir nada y un 1,6% únicamente café o té.

Asimismo, concluye que leche y lácteos es el grupo de alimentos más consumidos (88,9%), seguido de cereales y derivados (84,2%), mientras que el 26,3% de la población incluye alimentos ricos en proteínas, el 19,3% zumos y néctares y el 17,5% fruta.

El estudio, que se ha realizado mediante una muestra representativa de la población residente en España (2.285 adultos de entre 18 y 64 años), revela que saltarse el desayuno es más frecuente en jóvenes de entre 18 y 29 años (5,8%), frente al 1,2% de adultos de 60 a 64 años.

En cuanto a la contribución del desayuno a la energía que se toma, apunta que éste representó el 16,7% del total de la ingesta diaria, señala la doctora Rosa María Ortega, directora del grupo de investigación VALORNUT y catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid.

El estudio también analiza los tipos de desayuno más consumidos: los más frecuentes incluyen leche y productos lácteos con cereales y derivados (34,6%), en tanto que un 16,8% añade frutas; un 10,4 alimentos ricos en proteínas y un 10% sólo toma algo de leche y productos lácteos.

La leche semidesnatada es la más consumida (43,8%), con menor frecuencia la entera (28,2%) y la desnatada (22,3%), mientras que del grupo de cereales y derivados lo más utilizados son el pan (51,6%) y en menor proporción las galletas (25,7%), bollería y pastelería (20,6%) y cereales y barritas (12,9%).

Y junto a ello, el 26,3% incluye alimentos ricos en proteínas, en especial embutidos y otros productos cárnicos (20%) y huevos (7,2%).

Además, un 29,2% toma aceites en su desayuno, especialmente de oliva (25,3%) y un 22,9% otro tipo de grasas como mantequilla y margarina.

El azúcar es el edulcorante más utilizado (46,9%) sin diferencias entre sexos, mientras que la sacarina la consumen más las mujeres.

El análisis muestra que los hombres varían más los alimentos que ingieren en el desayuno que las mujeres, y que éstas dedican más tiempo a esta comida.

Según aportan los datos del estudio Lidl-5 al día (sobre consumo de frutas y hortalizas en España) de 2016, el 80% de los españoles no desayuna según las recomendaciones de los expertos; el 22% solo toma un café o un vaso de leche; el 25% no incorpora fruta fresca, a pesar de que un 70% reconoce que debería hacerlo; el 11% de los niños no desayuna y el 23% que sí lo hace, es a base de bollería industrial desde primera hora de la mañana.

IIIIIIIIIIIII

Cambiar de hábitos para un desayuno saludable

El modelo habitual en la dieta española, en el caso de los niños, suele estar formado por leche con cacao comercial altamente azucarado, cereales chocolateados o azucarados y un zumo, casero o comercial, cuando no bollería industrial. También es habitual cambiar los cereales por galletas, que son bollería como un cruasán o una napolitana.

En los adultos, suele estar presente un café con leche acompañado de una tostada de pan blanco con mantequilla y mermelada, o aceite y embutido en la opción salada. “En ambos casos, el desayuno habitual está compuesto por postres, pero de los desaconsejables. Por su arraigo, deberíamos empezar por desterrar los productos ultraprocesados y altamente azucarados. El desayuno saludable es aquel que no está compuesto por productos, sino por alimentos”, precisa el nutricionista Daniel Ursúa.

Para la mayoría de los españoles la bollería es el desayuno ideal los fines de semana o en vacaciones, sin tener en cuenta que, incluso la casera, es una bomba de grasas y azúcares y, por tanto, de calorías. Una magdalena tradicional aporta cerca de 200 calorías; una rebanada de pan con tomate rallado son 60 y nos sacia más, explican los nutricionistas.

Ese tipo de productos, presentes en nuestra concepción del desayuno como un postre, están detrás del sobrepeso, la obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares. Así pues, distintos expertos coinciden en recomendar un cambio de hábitos que mejore el perfil nutricional y saludable de la primera comida del día.

Por ejemplo, una tostada de pan integral con guacamole (aguacate picado, cebolla picada, tomate picado, sal y limón) y tomate natural; crema de cacahuetes o avellanas, o distintos tipos de hummus, pueden sustituir a la tradicional de pan blanco con mantequilla o margarina. 

También huevos revueltos, una tostada con pimiento, arroz y tomate, un bol de yogur con fruta, frutos secos y manzana…

Ramón de Cangas, académico de la Academia Española de Nutrición y Dietética y miembro del Órgano Consultivo del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España, aconseja: “Puede ser una compota cargada con un poco de canela sin azúcar añadido, por ejemplo; o una fruta, preferiblemente entera. Pero también se puede optar por pan integral elaborado con grano entero, tortitas o copos de avena; una ración del grupo lácteos como leche, yogur y cuajada; o frutos secos; aceite de oliva virgen extra; alguna hortaliza como el tomate, o algún alimento proteico como el huevo”.

Para los más pequeños, los hábitos dietéticos saludables indican acostumbrarles al yogur natural con copos de trigo sin azucarar, frutos secos picados y un cuadradito de chocolate negro rallado por encima. Esta combinación contribuirá además a superar el dulzor de los yogures industriales de ‘sabores’ y que no aportan nada desde el punto de vista dietético. 

Si se quiere peder peso, un vaso de leche desnatada (200 mililitros) con café, una tostada de pan integral (30 gramos) con tomate rallado (60 gramos) y una pizca de sal, y una naranja (175) es la recomendación de la nutricionista Lucía Martínez Argüelles.

Y para los más deportistas, gachas de avena con leche semidesnatada espolvoreadas con un poquito de canela, nueces y una manzana picada.  

IIIIIIIIIII

Cómo desayunan en otros países

Países nórdicos: rico en omegas 3

El salmón, y los pescados ahumados en general, como el arenque, son habituales en los países nórdicos, Finlandia y Holanda. También el típico bocadillo con pepino, tomate, queso, rodajas de huevo, pimiento, en panes de cereales completos.

Tailandia: un dejemplo a seguir

Para Daniel Ursúa, “es la mejor opción, porque los tailandeses no tienen un plato concreto para desayunar y esa es la idea que hay que inculcar”. Es una comida más. En todo caso, el plato típico es el khao tom. Una sopa con verduras, arroz y huevo.

India: variado y saludable

Depende de la región. En el norte toman paratha, una especie de pizza de verduras y queso; en el sur, dosa, tortas delgadas y crujientes de harina de arroz y lentejas y, en el centro, uttapam, con forma similar que puede llevar legumbres.

Egipto: abundante en fibra

Uno de los desayunos es su plato nacional: ful medames, con habas secas, ajo, tomate, limón, aceite de oliva y comino. Se sirve con pan pita y huevo cocido. En Egipto también desayunan croquetas de garbanzos y verduras acompañadas de cebolla macerada, ensalada, queso feta y ensalada. Lo llaman Taamella.

Corea: variado y muy saludable

El desayuno lo forman pequeños platos en los que abunda el arroz. El resto son acompañantes: verduras, mariscos, pescados, carne, sopas... todo aderezado con especias y bien de picante.

Comentarios
Saltarse el desayuno eleva 1,5 veces la posibilidad de obesidad abdominal
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW